Ensaimadas

Garufa, con música de Juan Antonio Collazo y letra de Roberto Fontaina  y Víctor Soliño, es un tango uruguayo que destila ironía, a contrario sensu del protagonista. En la parte final de la primera parte bis, nos dice: ´Con un café con leche y una ensaimada / rematás esa noche de bacanal, / y al volver a tu casa, de madrugada / decís: “Yo soy un rana fenomenal”´. Nuestro chef, Norberto Morresi, nos deja entonces su receta de Ensaimadas.

Advertencia previa : (salen 2)

ensaimadaIngredientes: 

Masa:
500 gr de harina 000
50 gr de levadura
75 gr de azúcar
100 cc de agua
2 huevos
100 gr de grasa de cerdo (y extra para la mesada)
Aceite neutro c/n
Azúcar impalpable c/n

Procedimiento

Colocar la harina en un bol y agregar la levadura disuelta en el agua, el azúcar, los huevos y a prepararse para amasarla por lo menos 30 minutos. Es una masa muy tierna y pegajosa que hay que lograr se despegue de la mesada. Ayudarse con las manos aceitadas si es necesario.
Dejar leudar por 3 horas aproximadamente (tapada).
Dividir en 2 y descansar nuevamente.
Para estirar cada bollo, untar la mesada con grasa de cerdo, formando un óvalo y empastar con un poco de grasa. Estirar aún más hacia los costados formando un rectángulo, ayudándose con las manos para que quede lo más fina posible.
Una vez estirada, enroscar formando un cilindro, comenzando desde el centro de la mesada hacia el borde.
Dejar descansar y luego estirar el cilindro con las manos haciéndolo más largo y tratando de no romperlo.

Colocar en una placa o molde para pizza, formando un cilindro y dejando unos 5 cm. de separación tanto en la formación de la espiral como al borde del molde.
Dejar descansar otras dos o tres horas, (la masa debe leudar hasta que la separación que tenía al ponerla en el molde desaparezca) y cocinar en horno a temperatura media hasta que se vea bien dorada.
Al retirarla del horno, espolvorear con azúcar impalpable.

 

Y si hablamos de “Garufa” los guaitenses y muchos bahienses recordaran que era el caballito de batalla de Tulio Angelozzi, el Rey de las Cantinas Guaitenses. La versión corresponde a la noche donde su pueblo le festejo los ochenta años, lo dijo así: