Churros caseros

Atenti pebeta es un tango compuesto en el año 1929, por Ciriaco Ortiz sobre versos de Celedonio Esteban Flores, donde un veterano le da consejos a un muchachita y la parte que dice: “Tomá leche con vainillas o chocolate con churros / Aunque estés en el momento, propiamente del vermouth.” , inspiró a nuestro chef Norberto Morresi, para dejarnos la receta de unos churros caseros para el mate.

sin-tituloAdvertencia : (Salen 30/36)

Ingredientes:

1 kg. de harina 0000

1 lt. de agua

5 gr. de sal fina

Aceite de girasol para freír

Azúcar molida para espolvorear (optativo)

Procedimiento:

Poner el agua en una cacerola, incorporar la sal y llevar al fuego hasta que hierva.

Verter la harina en el agua hirviendo (con cuidado) y revolver con cuchara de madera hasta integrar. La harina debe absorber toda el agua.

Retirarla de la cacerola y sobre la mesada, en caliente, amasar durante 8 minutos aproximadamente.

Colocar la masa aún caliente dentro de una churrera (en caliente se hace menos fuerza) y a medida que salen ir cortando trozos de unos 14 cm. de largo, e ir colocándolos sobre una placa hasta el momento de freírlos.

En una sartén o cacerola poner a calentar el aceite hasta lograr una temperatura de unos 180 a 190 grados. Con mucho cuidado y siempre haciéndolo hacia adelante (para no salpicarnos), introducimos los churros en el aceite (no muchos), moviéndolos para que se doren en forma pareja.

Los retiramos del aceite y los ponemos sobre papel absorbente.

Si les agregamos azúcar, ponemos ésta en una fuente y hacemos rodar en ella los churros.

 

Nos lo canta don Edmundo Rivero.