Curiosidad literaria

Lucio V. Mancilla, fue un coronel argentino, político y finalmente escritor, era integrante de la familia del Restaurador de las Leyes; José Manuel de Rosas.
Fue encomendado por el gobierno de Buenos Aires, para concretar convenios con los indios ranqueles, a partir de los cuales, se fijaba por parte del Estado Argentino una ayuda económica, delimitación de parcelas, cooperación mutua, pero sobre todas las cosas, terminar con el hostigamiento por parte de los indígenas a los pueblos de la pampa húmeda.
No fue fácil convencer a los comandados por Mariano Rosas, en primer lugar de las intenciones del gobierno central y en segundo lugar por inveterada costumbre de firmar para expulsar hacia adelante el problema. Tampoco Mancilla tenía seguridad, dados las bases erróneas en basaban su posición los ranqueles.
Muchas horas llevó al militar y a los caciquejos, alcanzar un principio de acuerdo, largos encuentros, discusiones y hostilidad, extendieron los días más allá de la luz del sol que, llegando el nuevo sol, tras las estrellas, todo parecía estar como al principio.
Finalmente, la agotadora misión, refrendó un acta acuerdo, donde se fijaron hasta donde cada parte, desistía o aportaba mutuamente.
Todo quedó reflejado en el libro de Lucio V. Mancilla “Una excursión a los indios ranqueles”, que por lo atrapante de su desarrollo pronto excedió las fronteras argentinas y fue traducido y publicado en Italia, Francia, Alemania y España.
Es curiosa la versión hispana ya que, habiendo enviado a la Argentina a un profesional que registrara los lugares de la pampa que se citan en el relato, su contenido fue una traducción del libro publicado en Alemania.

Anuncios

Privacidad no es egoísmo

   

 

Tengo muchas canciones atascadas en la garganta….muchas películas que me recuerdan lo hermoso y lo doloroso…Tengo muchos recuerdos que la lluvia me trae, que el sol me seca, que una tarde de siesta de hace muchos años me recuerda que fui pequeñita, asi, de 4 años, de 6….Que tuve a mis padres frente a frente en un almuerzo, a mis hermanos un mediodía….
Que tuve una prima hermana jugando conmigo, que ahora es madre y antes se escondía tras la pollera de su madre…mi tía tan querida….
Tengo recuerdos del campo, de mi tío que no podía ser más bueno y solidario, que tenía esa alegría campera que no se puede explicar…que nos recibía con el mate, en su casa de campo, siempre trabajando duro, siempre ocupado y con su paso rápido….y ahora está tan lejano, tan perdido, tan apartado de su campo que amaba….de sus animales que cuidaba y protegía…Y no sabe más de la política, la educación, la economía, los devenires de la socidad…y no escucha más la historia argentina sin fin, del cíclico ir y venir del gobierno que deja perplejo al pueblo, lo chantajea, lo saquea, lo deja esperando un cambio que nunca…jamás….llega…..y seguimos todos esperando que dejen de mentirnos, pero él….ya está muy lejos de la verdad y la mentira….está allá….donde los recuerdos se mezclan con el pasado y lo vivido, y no llega a lo actual…se queda más atrás…y sus ojos miran pero no ven…
Tengo historias de lágrimas que ya fueron, de esperanzas que partieron, de olvidos que salvaron dolores, de personas amadas que están pero se fueron, dejando sólo su cuerpo, con una mirada que ni por asomo es la de quienes nos amaron y cuidaron…pero deben guardar algún recuerdo nuestro en algún sitio…que desconocemos…..
Tengo una guitarra que duerme en mi ropero, y en otro tiempo, hace veintenas….me alegró el corazón, me ayudó a hablarle a mi tristeza, a expresar mi desesperación….con sus acordes de madera armónica y mi voz entonando letras que me identificaban….en aquel pasado de lagunas y amaneceres entre rondas de mate y música compartida…..arrullo de palomas y olor a pinos….y gaviotas buscando comida….
Hay un cielo que es sólo mío, con sonidos y recuerdos que sólo yo guardo….al que nadie puede ingresar sin mi permiso….del que sólo yo soy dueña….
Hay espacios a los que no puede permitirse la entrada de “todo público”….porque no todo es público….no todo es de todos….La privacidad existe….aunque muchos no entiendan….No es egoísmo….es autoprotección.