Tiempo…

El amigo Blas Barrera tuvo la deferencia del recitar este trabajo y se puede apreciar su cometido excelente en este enlace:

 

Anuncios

Aníbal Vitali, cantando…!

Alguna vez Bocha Cordi lo presentó como “El fueye de Bahía Blanca”. Músico, bandoneonista, director, autor, maestro en el literal y total sentido del término. Aníbal Vitali, en las reuniones tangueras que se realizaban en el Patio de Tango, reducto de Luisito Carbonara, teníamos sorpresas como éstas.

Gustavo Gabí, presente en una de esas tenidas, se lamentaba no haber traído el grabador. Pero se dió y, emocionado, con la filmadora en mano pude registrar ese momento que aquí va:

 

 

Mis otros proyectos

 

 

Se pueden consultar otros trabajos, especialmente referidos al tema tango, accediendo a este enlace: Tangos al sur

También informamos que momentáneamente no se puede ingresar a la “Página de Tino Diez” en “Terapiatanguera.com.ar”.

 

busto para minervino. 12/10/07. foto de pablo

 

Hoy presento mi barco

Es un galeón fabricado en astillero propio(DE GUAITE) En Ing .White Puerto de Bahía Blanca.Pcia.B.Aires-Rep.Aergentina.
Una inspiración que me llevó a su fabricación fue el pasaporte guardado en la mesa de luz, que veo a diario.

Este fue tramitado en la época de adolescencia , junto con mi amigo de la infancia “Daniel Alvarez” los que soñabamos, primero embarcar y conocer mundo y costumbres (recuerden que no existían computadoras ni celulares)
Dada la mala reputación que teníamos los Argentinos, no fue posible embarcar en flotas de primera línea, esto debilitó nuestro sueño.
Hubo oportunidades en buques menores, pero estas no se ajustaban a nuestro proyecto,por lo que no podíamos cambiar un trabajo fijo por el mismo o menos dinero (las propuestas que hacían era comprar unas cajas de Whisky, vender en ARABIA ,y con las diferencias comprar electrónica para comercializar en el regreso(PIRATERIA PURA)
Después de un tiempo, comenzó la época de noviazgo serio.La pérdida de mi padre y eso me dejo anclado.
Hoy después de muchos años, nació este galeón,cuyo tiempo6 de construcción demandó dos años2014/15- con un promedio de armado de dos horas diarias (promedio).

Lo llamé , barco de lo que no pudo ser::
1) El sueño de embarque
2)Tras los nueve meses de gestación, la 3er. Hija que no pudo ser.(A Ella el nombre de AGUSTINA el nombre del barco.
Es aqui donde comencé imaginariamente a ensobrar y depositar en su bodega, cada caso,sueños, proyectos, ideas, viajes no realizados,errores al invertir y/o trabajos fallidos.
Hoy sigo acumulando y de seguir así tendré que construir otro buque ,para seguir llenando bodegas.

Las banderas y escudos,representan:
LA Argentina , nacionalidad de mi Madre y la mía.
La Italiana: la de mi padre,nona y nono
La Española, la abuela materna.
La Francesa; del abuelo (vasco francés)
Bien perdonen la perorata, pero ese es el significado de mi galeón y que hoy sentí ganas de que conociera.

Ernesto Micucci

Curiosidad literaria

Lucio V. Mancilla, fue un coronel argentino, político y finalmente escritor, era integrante de la familia del Restaurador de las Leyes; José Manuel de Rosas.
Fue encomendado por el gobierno de Buenos Aires, para concretar convenios con los indios ranqueles, a partir de los cuales, se fijaba por parte del Estado Argentino una ayuda económica, delimitación de parcelas, cooperación mutua, pero sobre todas las cosas, terminar con el hostigamiento por parte de los indígenas a los pueblos de la pampa húmeda.
No fue fácil convencer a los comandados por Mariano Rosas, en primer lugar de las intenciones del gobierno central y en segundo lugar por inveterada costumbre de firmar para expulsar hacia adelante el problema. Tampoco Mancilla tenía seguridad, dados las bases erróneas en basaban su posición los ranqueles.
Muchas horas llevó al militar y a los caciquejos, alcanzar un principio de acuerdo, largos encuentros, discusiones y hostilidad, extendieron los días más allá de la luz del sol que, llegando el nuevo sol, tras las estrellas, todo parecía estar como al principio.
Finalmente, la agotadora misión, refrendó un acta acuerdo, donde se fijaron hasta donde cada parte, desistía o aportaba mutuamente.
Todo quedó reflejado en el libro de Lucio V. Mancilla “Una excursión a los indios ranqueles”, que por lo atrapante de su desarrollo pronto excedió las fronteras argentinas y fue traducido y publicado en Italia, Francia, Alemania y España.
Es curiosa la versión hispana ya que, habiendo enviado a la Argentina a un profesional que registrara los lugares de la pampa que se citan en el relato, su contenido fue una traducción del libro publicado en Alemania.

Privacidad no es egoísmo

 

 

 

El asado

Es domingo. Te bate el reglamento:
Tener bien engrasada la parrilla,
convocar con un morfi a la cuadrilla 
y retirar del carnisa el manyamiento.

Zochoris de rigor, tiras, achuras
y por si acaso la barra está con hambre
mandá a las brasas un cacho de matambre,
bancándola aunque venga mishiadura.

Lucí tu grosa busarda en musculosa,
piantá de esgunfiantes la parrilla,
acopiá el chimichurri, las morcillas
y un pañuelo anudado cubriendo la piojosa.

Manijeá lo aprendido de pendejo:
Las brasitas al rojo; minga de humo,
defender tu terreno a lo Perfumo
y mandar al joraca los consejos.

Tendrás a mano un novi bien peleón,
zochoris en agua, sal gruesa pá la nerca,
apuntarás banderón: ¡Junen que merca!,
y a los chabones poneles un sifón.

De prima un choripán punteás a cuenta,
dopo mandá chinchulines bien crocantes,
achuras, pa’saciar tanto atorrante,
chairando commeilfaut la ferramenta.

Las tiras ya embragaste en el enyante;
se contarán chistes fules, remanyados,
y vos, de castrucho bien sarpado,
rematarás con un postre vigilante.

Entre eructos atorrás a pata ancha
cuando el güiscardo da finish al manduque,
pues la barra por fin se toma el buque
rumbeando, pipones, pa’la cancha.

José María Otero