Cancha brillante

 

 por Douglas Javier León

(Publicado por “La Nueva Provincia”, el 26 de septiembre de 2012, en el Suplemento dedicado al 127° Aniversario de Ingeniero White)

Goyén; Clausen, Villaverde, Trossero, Enrique, Giusti, Marangoni; Bochini, Burruchaga; Percudani y Barberón. Quién pudiera jugar como ellos, entenderse como ellos. Ser uno más… ¡Y zas! Mi viejo me trae una camiseta roja. No tiene ninguna inscripción pero es de Independiente. Me la pongo enseguida y con seis años salgo a jugar a la vereda con el pecho inflado. Me animo a tirar gambetas que no había tirado, voy a buscar paredes posibles y meto pases que si los defensores calzaran más, seguro que los cortan.

Es una tarde de verano. Mi mamá me dice que duerma la siesta. Le hago caso y después de tomar el té, vamos a la cancha que está abajo del Puente La Niña, a metros del puerto, entre el Bulevar e Ingeniero White, la de los scouts de la Pilling. Ahí se juega el baby fútbol más importante y antiguo de Bahía Blanca.

Llego de la mano de mis viejos. Camino ligero y emocionado hasta entrar en los vestuarios del cuartel y me encuentro con los pibes de la cuadra. “Voy a jugar en serio”, pienso. “Soy un jugador más, como Bochini”, así pensé.

Por una ventana veo que se encienden las luces de la cancha, que la gente llena los costados, escucho por los parlantes como empieza a salir música, que “Tucho” Ursino, el jefe de los scouts, anuncia que entre los partidos de la fecha jugarán Las Colonias y Juventud Unida.

El grito de Gaite, el director técnico, me devuelve al vestuario. Nos explica que hacer en la defensa, en el mediocampo y en el ataque pero no me mira, agarra una bolsa negra y empieza a repartir unas camisetas azules. Espero la 10 pero me tira un buzo naranja enorme, con la 12 en la espalda…

Ya no hay nadie que pueda arreglar semejante injusticia. Salimos del galpón y detrás de la venta de choripanes comenzamos a girar para entrar en calor. Gaite nos acomoda en fila india y cuando “Tucho” anuncia por los parlantes a “Las Colonias” salimos a la cancha con la música del Mundial 78.

La gente nos saluda como estrellas. Miro a mis viejos y siento vergüenza por el 12 en la espalda. Tras levantar los brazos, camino hacia el banco y no imagino cómo salir de semejante angustia.

El partido empieza, y termina el primer tiempo. Así es, creo que no pasó nada. Estoy tan enojado que no veo nada. En el vestuario pongo cara que siempre pongo para que mis viejos sepan que estoy enojado. Gaite me dice, “´Cabeza de choclo´, vas al arco”.

Ahora estoy asustado. Escucho el silbato llamando al segundo tiempo y me dan gans de ir al baño. “Ahora no”, dice Gaite. Salgo a la cancha y miro a mis viejos, también a mi hermano Walter que se puso detrás del arco.

Arranca el partido y no me llega ninguna pelota. Sólo la voy a buscar cuando sale de la cancha. De pronto, justo cuando se escuchó un estruendo de la turbina de la Termoeléctrica Luis Piedrabuena…¡penal! ¡penal para Las Colonias! Y mi hermano no duda: “Anda vos Ruso, andá vos”. Gaite escucha el grito y me hace una seña que lo pateara.

Todo el estadio me mira y comienzo a mover las piernas temblorosas. En la carrera veo a mis vecinos y sigo corriendo, a otros amigos de la cuadra y sigo corriendo, a la chica más linda y sigo corriendo, a mis viejos y sigo corriendo, a mi hermano y sigo corriendo, a la pelota quieta en el punto del penal y sigo corriendo… y puntinazo y ¡goooooooolll!

Ése y otros tantos goles siguen retumbando por ahí. El campeonato se mudó a otra cancha, donde el olor a puerto ya no se siente tanto y donde no hay cabarets al lado.

La cancha de los scouts, de debajo de puente, pasó a manos de la Municipalidad. Se la hirió cuando les robaron las redes, se la siguió lastimando cuando se le quitó el alambrado perimetral y se la dejó irreconocible al sacarle los arcos…

Pero esa cancha era un potrero y los pibes improvisaban arcos con piedras y buzos y remeras, hasta que el último haz de vida le fue arrebatado. Como a un toro el estoque de un mataor, se le enterró una columna de alumbrado público justo  en el punto donde empezaban los partidos.

Pasaron casi 30 años de aquel penal. Ya los pibes no juegan ahí. Pero de una cosa estoy seguro, esa columna jamás brillará como el pasado de la canchita de los scouts.

¡Muchas gracias, Douglas Javier!!

 

Anuncios

El Señor Piropo

(Primer premio Concurso de cuentos en Centro Cultural San Isidro)

Pareció aletargarse en la indiferencia de realidades menos líricas. Ante los avances tecnológicos y la renuente capacidad de querer y desquererse, de amarse en un momento para odiarse en la hora posterior, prefirió acallarse, volverse hacia sí mismo, pero no pudieron eliminar su profunda convicción, aunque si su cotidiana vigencia.
Hubo un momento en tiempos no demasiados remotos, que del piropo, esa adulación especialmente masculina, fuimos testigos de lo que podríamos llamar su materialización o continente corpóreo…
Era de edad indefinida. Su cabellera revuelta, ensortijada y desprolija, cubría, desde el borde del sombrero negro, la preocupación de su frente. Vestía siempre igual, pantalones marrones con rayitas blancas, un saco del mismo tono, con dibujos príncipe de Gales, una corbata voladora que le daba entidad de poeta, a veces cubierta por una bufanda, negligentemente atada al cuello, pretendiendo ser abrigo cuando la temperatura bajaba. En la solapa, inalterablemente una flor, que variaba según la época, siendo un nardo o un jazmín en noviembre, un clavel, un pimpollo de rosa o una azucena en primavera.
Y como si estuviera de imaginaria, siempre en la misma esquina, rumiaba las flores que en forma de piropos dedicaba, cada día, a las chicas que transitaban el paseo de la tarde, tal vez en el mandado inventado hacia el mercado, buscando el zapatito para el baile del fin de semana, finalizando la clase de música o de corte y confección o simplemente, para tomar un helado, de los que artesanalmente hacía el Petiso Fontán, en el bar Curacó.
Tenía para cada una de las muchachas vespertinas, la palabra galana, en una insospechada relación con el piropo del día anterior, como elaborando un madrigal por entregas diarias; quitándose el sombrero, reverencialmente, y recibiendo complacidas sonrisas agradecidas.
Las chicas, por supuesto, esperaban el halago de esa ofrenda diaria, que era siempre nueva, cada vez más inspirada, permanentemente amable.
Los muchachos, en tanto, lo admirábamos con una sana envidia, por esa inspiración inacabable, por sus ademanes y gestos, que se acentuaban en la calidez de la caricia hecha piropo.
El paseo dominical desde la entrada a la estación, por el amplio veredón contiguo al ferrocarril que desembocaba en la pavimentada que nos acercaba directamente al muelle en el borde el mar, reunía toda la juventud en ese recorrido social entre las mejores pilchas, los esperados saludos y las sonrisas y miradas llenas de promesas que flotaban en el atardecer, algunas con acercamientos amorosos duraderos y otras diluidas en el tiempo.
Los piropos y su cultor cambiaban su lugar y estratégicamente ubicado, volcaba los pétalos de su admiración por las niñas engalanadas con la ansiedad de su adolescencia.
Entonces cuidaba más que nunca de estar, porque se sabía esperado. Tal vez para alimentarse con las sonrisas que le devolvían las destinatarias de sus requiebros galantes e inspirados.
Cuidaba, intuía o sabía, que a determinadas muchachas, estaba vedado dedicarle sus cumplidos, porque esperaban a sus novios y jamás pretendió ser un factor de discordia por una galanura suya a alguna niña ligada a un compromiso amoroso.
Alguna vez, entendiendo la exclusión de esas damas, aparecía en el paseo, con un gran ramo de flores que iba obsequiando a todas las damas paseantes, agregando el piropo correspondiente, cuando sabía que su gentileza no molestaba ni comprometía a la destinataria.
Respetaba los momentos de recogimiento en las misas, a las que concurría, para rezar profundamente conmovido en los últimos sitios del templo.
En las procesiones de San Silverio, Patrono de los pescadores locales, repetía esa actitud de profunda fe religiosa.
Las circunstancias que el transcurrir del tiempo, dejó en este pueblo, como en otros, hizo que la realidad social borrara los atardeceres en las esquinas, los helados del petiso Fontán junto a un montón de cosas que variaron su fisonomía, transformando a sus habitantes en ilustres desconocidos.
Los memoriosos dicen que volvieron a ver al vate piropeador, con su trajinado sombrero en una mano, su deshilachado mechón encanecido, sin su corbata voladora, sobre una camisa que fue blanca, donde sólo florecía el clavel rojo como sangre en la solapa desgarrada. Los avatares del frío, en sus cuerdas vocales, trocaron ininteligibles y sus piropos parecieron desaparecer en una profunda ronquera.
Imperturbable en su prosapia poética, ofrecía pequeñas tarjetitas escritas a mano, ausente las flores pero con el piropo de turno, alimentado por las sonrisas y por las escasas monedas, que caían en su desvaído sombrero amarronado de tiempo y desesperanza.
Un invierno cuando inadvertidamente desapareció, se fueron con él las mariposas tan amigas de las flores y nadie supo desde qué nube, lloró la llovizna de la siguiente primavera que marchitó capullos en la inútil espera al Señor de los piropos…

 

En la playa ferroviaria de Ingeniero White

nosotros-1

En la segunda parte de la década de los años 50, el personal de cambistas había gestionado y logrado la provisión de elementos de protección, consistentes en capas para lluvia, guantes y botas de goma, indispensables, especialmente en la época invernal, por las continuas lluvias y la humedad acumulada en el pasto que crecía dentro de la trocha y en los senderos entre las distintas vías.

Los apuntadores en playa por su parte, carecían de algunas de esas protecciones, lo que determinaba que en cada salida a tomar los trenes que arribaban o habían sido formados para su oportuna salida, los compañeros volvieran con el calzado y parte del pantalón completamente empapados.

Con integrantes de la comisión de reclamos, con  Eduardo Lalaurette a la cabeza, decidimos comenzar reclamos a la empresa de EFEA. En la Unión Ferroviaria,  seccional Ingeniero White, recibimos el asesoramiento y apoyo incondicional del compañero Enrique Acevedo.

Tipiado de esténcils  y mimiógrafo sin cesar llenaron varias de nuestras tardes, en la confección de circulares a compañeros de otros lugares el Ferrocarril Roca. A poco todas las partes que sufrían en mismo problemas, estaban notificadas de nuestra gestión  y con ello logramos un importante avance.

Las primeras respuestas de la  superioridad, por supuesto, fueron negativas. Hubo reuniones, sin resultados y comenzaron las medidas que se habían previsto.

En presencia de lluvias, fuera un chubasco o una tormenta o cuando la noche dejaba gotas de rocío en el pasto, ningún apuntador salía a realizar su labor. Por su parte otros compañeros que realizaban censos diarios del material rodante, también suspendía su trabajo y se paralizaba tanto la entrada y salida de trenes de carga como la información estadística que necesitaban las oficinas comerciales y de control para su ordenamiento regional.

16864406_1796114974044212_6004857595784400880_nSe intentó minimizar el impacto de la “medida de fuerza” reemplazando al personal actuante con funcionarios de jerarquía, que pretendieron suplir la emergencia. Un detalle importante, ese personal que llegaba a debilitar el impacto de la medida, llegaba vestido con botas de gomas, trajes y sombreros para lluvia, lo que fue determinante como argumento en las reuniones posteriores, como otro de los argumentos que inclinaron la resolución a favor de los apuntadores  en playa.

Poco tiempo después los reemplazos en ese trabajo, provocaron incertidumbre en la eficiencia del servicio ferroviario de cargas y dejaron en claro la realidad y justicia del pedido hasta desde los propios testimonios de aquellos que llegaron a desactivar el reclamo.

De esta manera los apuntadores en playa y todos los que desarrollaban actividades similares en el Ferrocarril Roca, tuvieron los elementos de protección personal, para asegurar no sólo la seguridad y salud personal, sino como un símbolo de la unidad gremial y la identidad ferroviaria.

Las manos del rompehuelgas

(Hacer click para escuchar la versión de este poema de Miguel Otero Silva)

Manos torpes y manchadas
las manos del rompehuelgas
manos que cuando trabajan
traicionan, manos arteras,
cuyo sudor no enaltece
sino que ultrajan lo que crean.
Son las manos mas infames
las manos del rompehuelgas.
Ni las del enterrador
sucias de muerte y tierra
porque el mismo enterrador
tiene las manos honestas,
no hay otras manos más viles
como las del rompehuelgas.

Ni las manos del verdugo
oscuras de sangre ajena
ni las manos que en las carceles
manchan negras cadenas.
No hay manos que agravien tanto
como las del rompehuelgas.


Manos que cuando se alquilan,
alquilan su honor con ellas
podrido fango en las uñas
y sangre verde en las venas,
surcadas de maldiciones
las manos del rompehuelgas.

Oí decir a un anciano,
obrero de voz abuela,
mientras mostraba las manos
arrugadas de faenas,
Prefiero las manos mancas
que manos de un rompehuelgas.

El poema es del escritor venezolano Miguel Otero Silva y pertenece a su libro Agua y Cauce, poemas revolucionarios, de 1937 erróneamente se atribuyó al chileno Pablo Neruda.

Muchas gracias, Nestor “Cacho” Alende.

 

 

El “explique”

16422469_762310320598080_2533389928574114910_oPermítame que lo ubique;
los que fuimos ferroviarios
supimos de un formulario
que le llamaban “Explique”.

En él pedían que indique
desvíos de itinerarios,
o de otros errores varios.
Nos ordenaban: Explique!

Y así, según la respuesta
que dabas de explicación,
te encajaban por la testa

un llamado de atención,
o terminabas la fiesta
con días de suspensión.

Tino Diez

Dos cobres

Tal vez le parezca gringo
porque me ve en la ciudad,
pero vivo en libertad
desd´el lunes al domingo,
ningún alambrao mi pingo
sosiega en su derrotero;
nada debo al mundo entero,
sólo a mi madre la vida;
no me busca la partida,
y nunca tendrá mi cuero.

Se que´s larga la jornada
pal´que´s pion golondrina,
que los ojos se te achinan,
asoliaos en la parvada,
y se que no sirve e´nada
quejarse por el calvario
o pedir por más salario
pa´tus flacas faltriqueras;
la respuesta es la tranquera
o el hotel del comesario.

Seguís soportando males,
porque la cosa no cambia,
proseguís juntando rabia
y en tus manos cardenales.
Las penurias son iguales
como en los siglos pasados
los derechos pisoteados
y el maltrato del pión:
¡Es dueño y amo el patrón!
Nada p´al gaucho ha cambiado.
Tuve un sufrido testigo
que en su trabajo rural,
cosechaba en el maizal
y en el dorado del trigo;
soportando el desabrigo
o el fuego de los veranos
con esfuerzos sobrehumanos
fueron armando gavillas,
o sembrando las semillas,
mi viejo con sus hermanos.

De criollo no me disfrazo,
ni bailo la chacarera,
pero sigo la carrera
de mi viejo, en sus pasos,
sigo estrechando los lazos
con el paisano más pobre,
al que el gran señor, por noble
lo explota en el alquiler,
y lo mismo que fue ayer
le paga el oro, dos cobres.

Tino Diez

Libertad Lamarque

libertad-lamarque

LOS PADRES
Gaudencio Lamarque había nacido en Montevideo, Uruguay, adonde a fines del siglo XIX habían llegado sus padres, Francisco Lamarque y María Siró, procedentes de Lyon, Francia. Siendo muy chico su familia se trasladó a Rosario.
La futura madre de Libertad, Josefa Bouzá, nació en La Coruña y estudió en Santiago de Compostela. A los 15 años conoció a un joven gallego, Pedro Quintela. Se enamoraron y casaron de inmediato, no obstante su corta edad. Tuvieron dos hijos que nombraron Eduviges y Gonzalo, y poco después viajaron todos hacia la Argentina, fijando residencia en Rosario, donde nacieron otros cinco hijos: Elena, Pepita, Amelia, Pedro y Aurora. Esta última fue, con el tiempo, administradora en la Argentina de los bienes de Libertad Lamarque.
El destino seguía tejiendo la trama de la historia y tras una breve enfermedad Pedro Quintela falleció, dejando viuda a doña Pepa con sus siete hijos. Josefa Bouzá, logró rehacer su hogar: Gaudencio Lamarque, el hijo de aquellos franceses que habían recalado en Rosario, se enamoraría de la joven gallega.
Se casaron y muy pronto nació una niña, a la que le pusieron el nombre de Libertad. Esta niña falleció cuatro años después, lo mismo que un varón, al que habían puesto el nombre de Lirio. Un tercer hijo nació muerto.
Un 24 de noviembre, en la calle Ituzaingó entre Presidente Roca y España, vino al mundo una preciosa criatura a la que, empecinados, volvieron a poner el nombre de Libertad.

SUS ESTUDIOS
Los estudios primarios los realizó en el Colegio “Juana Blanco”, en la calle Buenos Aires de la ciudad de Rosario.

CANCIONES EN SU HOGAR
maxresdefaultNadie de la familia cantaba profesionalmente, pero la música era compañera habitual en el hogar; la madre entonaba coplas y nostálgicas canciones gallegas, pasodobles y habaneras.
En el comedor, sobre la mesa, el fonógrafo de la RCA Víctor recorría la discoteca familiar, desde “Matinata” por Caruso a guajiras, valses y tangos. Juntos Elena, Amelia, Pepita y Pedro, a los que se unía la vocecita infantil de Libertad, organizaban verdaderos coros entonando canciones, siguiendo a Doña Pepa y con la dirección de Gaudencio.
Lo que alimentaba también ese entusiasmo colectivo eran las publicaciones de la época: “El alma que canta” y después “Canta claro”. Libertad trataba siempre de ser la primera en apoderarse de las revistas y, con una memoria prodigiosa, aprendía sus letras.

PRIMERA ACTUACIÓN
En Rosario, a raíz de una huelga de panaderos, don Gaudencio decide cooperar en la organización de un festival para
recaudar fondos, y en el Cine “Pampero” Libertad Lamarque niña se constituirá en uno de los números fuertes del espectáculo. El público la ovacionaba enfervorizado.

A BUENOS AIRES
En 1926 se traslada a Buenos Aires, para incorporarse como “damita joven” en la compañía del director José Constanzó, donde actuaba su hermano Pedro. Actúan en diversas localidades de la provincia de Buenos Aires y cuenta Libertad: “...acompañándome yo misma con la guitarra, canté solamente una estrofa de un ‘estilo’. No sabía más, y aunque me aplaudieron con entusiasmo no pude cantar ni un solo verso nuevo más. Tuve que repetir tres veces la misma estrofa. Entonces, sin pedirme opinión, José Constanzó, el director de la compañía, apareció en el escenario y anunció al público:´Libertad Lamarque cantará para ustedes en la función del próximo sábado´”

EN EL NACIONAL
Libertad Lamarque se prepara, esperando que llegue el día 11 de marzo de 1926 en que, al iniciarse la temporada del “Nacional”, dará comienzo a su carrera profesional porteña.

EL PRIMER TANGO
Quien descubrió mis condiciones de cantante fue el maestro (Salvador) Merico. Me escuchó y opinó que debería hacerlo
en público…” Libertad debutó junto a Olinda Bozán, ambas vestidas como marineritos.
Pero el empresario Pascual Carcavallo opina que Libertad tiene voz y un encanto ideal para cantar tangos. “Mocosita” es el primer tango que Libertad canta desde un escenario porteño, y es también la primera vez que su nombre aparece en una cartelera de diario.. Ha surgido la cancionista.

GRABACIÓN FALLIDA
La ascendente carrera de Libertad hace que el sello RCA Víctor, a mediados de 1926, la invite a grabar su primer disco.
No debe de haber sido satisfactoria la experiencia porque el disco no salió a la venta.

EL PRIMER DISCO
El 8 de septiembre de 1926 grabó el que se considera su primer disco: la tonada “Chilenito” y el estilo “Gaucho sol”

EL SAINETE
Libertad no puede escapar de su destino. Actúa en los sainetes “La vida es un sainete” y “Cortafierro”, ambos de Alberto Vaccarezza, donde interpreta con gran suceso el tango “Araca, corazón”

LA FRUSTRACIÓN…
Cuando había cumplido 19 años conoce a un apuntador de la compañía del “Nacional” y, a pesar de la opinión contraria de sus padres, se casa con Emilio Romero, que es el padre de su hija Mirtha. Esa relación pronto se desgastaría, iniciándose un sendero hacia la separación.

“EL CONVENTILLO DE LA PALOMA”
77822Carcavallo estrena en el “Nacional”, el sainete de Vaccarezza “El conventillo de la Paloma”. Libertad está en tercer lugar en el cartel, junto a Pierina Dealessi, Tito Lusiardo, Félix Mutarelli y Francisco Charmiello, entre otros. El papel principal de Paloma lo interpreta la actriz Josefina Suárez. El director confía en ella, como cancionista de enrome arrastre, y los aplausos recibidos afirman a Libertad como tal.
Luego de casi un año, agotada ante ese esfuerzo de repetir mil veces su personaje en la obra, decide abandonar el sainete
-que continúa un año más- y realiza durante dos años una gira por el interior del país.

SU PRIMER PELÍCULA MUDA
EL director y actor italiano Mario Parpagnoli se disponía a realizar una película en Buenos Aires. A través de Pierina Dealessi se conecta con Libertad, expresando: “!Ma questa criatura è arrancata di una stampa!“. Y la contrató inmediatamente, prometiéndole cien pesos por día.
La citó para el día siguiente. Como la filmación de la película iba a demorar alrededor de dos meses, Libertad calculó que iba a cobrar alrededor de cinco mil pesos, una suma muy importante para la época.
La película se llamaba “Adiós, Argentina” y recuerda Libertad: “primero filmé una escena contra una tranquera; (…) luego ante un ombú pintado en un telón. Le alcancé unos mates al pintoresco gaucho (N.R.: Era el tano disfrazado con atuendos seudogauchescos); (…) besé un clavel, se lo entregué y lo despedí con la mano…”
Parpagnoli, al despedirla, le pagó los cien pesos, mientras, repetía: “¡È stata meravigliosa!”
Cuando Libertad le preguntó a qué hora debía volver al día siguiente, le indicó que ya le avisarían. El tano se las había ingeniado para filmar en un solo día todas las secuencias que requería el filme. No la volvieron a llamar, y el cálculo de sus ingresos se esfumó tan imprevistamente como había llegado.

POR EL PAÍS
Al iniciarse la década del ´30, entre las interpretaciones de Carlos Gardel, Lola Membrives, Angelillo, Mercedes Simone, el cine con Maurice Chevalier, Greta Garbo y John Gilbert, Libertad Lamarque ha ido consolidando sus actuaciones y logrando grandes progresos económicos por su labor en el teatro, la radio y el disco, además de giras que cubren una buena parte del país, y que incluyeron también Asunción del Paraguay

AL COLÓN
Ante el reproche de los contertulios, en diciembre de 1931 se realiza en el “Teatro Colón” un concurso de tango. Libertad, con el entusiasmo y la seguridad que le daba la fe en sí misma, interpreta durante su desarrollo “La cumparsita” de Gerardo Hernán Matos Rodríguez, “Taconeando” de Pedro Maffia y “Caminito” de Juan de Dios Filiberto y Gabino Coria Peñaloza.
Con estos temas conquistó al público, que le otorgó la mayoría de sus votos y el título de “Reina del Tango”. Detrás de Libertad se ubicarían Rosita Montaner y Fedora Cabral. Entre las finalistas figuraría también Martha de los Ríos.

UNA DE CAL…
Luis César Amadori la contrata para integrar con Florencio Parravicini los nombres principales de la compañía de revistas del “Maipo”. Completaban el elenco Rosy Morán, Alberto Anchart, Alicia Vignoli y León Zárate. Al mismo tiempo Libertad participa con sus intervenciones en Radio Splendid y Radio Prieto y continúa grabando discos, en los que alterna con los tangos, fox trot, pasodobles y música folklórica.

…Y UNA DE ARENA
Su matrimonio languidece y ya nada puede detener su separación. En tanto su madre, a pesar de los cuidados que se le prodigan por causa de sucesivos ataques de presión, fallece el 14 de octubre de 1932. Su tía Luisa, casada con José, hermano de Gaudencio, tratará de ocupar el lugar que dejó doña Pepa, atendiendo a Libertad y a su pequeña Mirtha.

ALFREDO MALERBA
Libertad Lamarque vivió muchos años con Alfredo Malerba, sin poder casarse debido a que no concluía el trámite de divorcio con Emilio Romera, que se realizaba en Uruguay. Su ex-marido falleció antes de que concluyera, lo que recién le permitió casarse con Alfredo. Fue el 24 de diciembre de 1945 y con el matrimonio llegó la paz y la felicidad que merecía

EL PRIMER FILM SONORO: “TANGO”
Luis Moglia Barth forma una sociedad que a la par de producir “Tango”, primera película sonora argentina, establece las bases para fundar “Argentina Sono Film”. Contrata entre otros artistas a Libertad Lamarque, como protagonista y pareja del cantor Alberto Gómez. Con el acompañamiento de Luis Visca interpreta el tango de Sciammarella y Fontaina, “Andate”, y con la orquesta de Osvaldo Fresedo el tango “Noviecita”, de Luis Bates y Sebastián Lombardo. En esa película actúan además Pepe Arias, Tita Merello, Alicia Vignoli, Luis Sandrini, Meneca Tailhade, Juan Sarcione, Azucena Maizani y Mercedes Simone. También intervienen las orquestas de Juan de Dios Filiberto, Osvaldo Fresedo, Pedro Maffia, Edgardo Donato, Ponzio-Bazán y Juan D´Arienzo. Completa el elenco el bailarín José Osvaldo Bianquet, “El Cachafaz”

SUS PELÍCULAS
Libertad La marque participó en nuestro país en veinte películas, desde la ya citada “Adiós Argentina” (1929) hasta “La mamá de la novia” (1978). En México interviene en cuarenta y un filmes, desde “Gran Casino” (1947) hasta “La loca de los milagros” (1975)

TELENOVELAS:
La serie de telenovelas más exitosa de México se desarrolló en 1980 en el canal 2 de “Televisa”, y se llamó “Soledad”, con la participación de Libertad Lamarque. También integraba el elenco otra argentina: Christian Bach. En 1983 Libertad intervino también en la telenovela “Amada”, que contaba con un nutrido elenco argentino.

DISCOGRAFÍA
Las grabaciones de Libertad Lamarque abarcan más de 400 registros realizados mayoritariamente en la Argentina y en México, pero también en Cuba y España.

COMEDIA MUSICAL
Después de aquellas primeras actuaciones en el “Nacional”, de 1926 a 1929, y en “La boite rusa”, espectáculo de los años 1932 y 1933 que se presentó en los teatros “Maipo” y “Liceo”, las máximas máximas interpretaciones de Libertad para la escena se llevan a cabo en 1940, con “Tres valses”, con Roberto Airaldi como galán en el “Nacional”; en 1967 estrenando en el escenario del “Odeon”, con la dirección de Daniel Tinayre “Hello, Dolly”, donde actúan Tincho Zabala, Luis Medina Castro, Osvaldo Terranova , Raúl Rossi, Elena Lucena y un elenco que alcanza a ochenta personas en escena. Luego lleva a México el mismo espectáculo y con similar suceso, y por último en 1972 se presenta con “Aplausos” en el teatro “Cómico” de Buenos Aires, junto a grandes figuras como Juan Carlos Thorry, Julia Sandoval, Duilio Marzio, Tincho Zabala y Enrique Dumas.

IMPORTANTES MÚSICOS QUE LA ACOMPAÑARON
Desde 1926 y hasta 1937 la secundó un trío de guitarras integrado por Cerdá, Ferrari y Rivero, según se menciona en los discos de sus grabaciones para RCA Víctor.
En 1938 tuvo el acompañamiento de las orquestas de Alfredo Malerba y de Mario Maurano. Con esta última continuó hasta 1945, año en que volvió a cantar con la orquesta de Alfredo Malerba.
Después vendrían las de Héctor Stamponi (1948-1950), Miguel Buchino (1956), y también en ese año las de Alfredo Malerba y Juan D´Arienzo.
En 1966 canta a dúo con su hija Mirtha con la orquesta de Miguel Buchino. En 1967, 1971 y 1972 graba long-plays con la orquesta de Lucio Milena.
En México la secundaron Ruiz Armengol, Chucho Zarzosa, Raúl Lavista, Chucho Ferrer, Miguel Esperón, Coros de Coyoacan, Magallanes, Pocho Pérez, el “Mariachi Vargas” de Tecalitlán y el “Mariachi de América” de Jesús Rodríguez de Hijar.

HISTORIA DE UNA PICARDÍA
En 1953, en el filme “Reportaje” dirigido por Emilio “El indio” Fernández, Libertad Lamarque canta a dúo con el magnífico tenor Pedro Vargas el bolero de Carlos Almarán “Historia de un amor”. Mientras Libertad estaba en Buenos Aires, en 1956, el maestro Héctor Varela le sugirió a su cantor Rodolfo Lesica que la fuera a ver y le pidiera la pieza, ya que dicha partitura no se podía conseguir en Buenos Aires. Generosa como siempre, le manifestó que no tenía inconveniente, pero que antes de grabarla esperaran a que ella lo hiciera, ya que quería volver a registrarla. “El loco” Lesica le llevó el bolero a Varela, tal vez sin advertirle la indicación de Libertad. Lo ensayaron y registraron inmediatamente, y el disco que fue un éxito total. A partir de ese momento el “Rolo” trataba de no encontrarse con Libertad, pero…
Un día en el Plaza Hotel, adonde fueron a actuar con la orquesta, estaba “La novia de América”. Lesica trató de escabullirse, pero ella se le cruzó en el camino para decirle “Te perdono la pillería, porque has hecho de la pieza una verdadera creación“.
Recién en 1973, con el marco orquestal de Pocho Pérez -en México-, y otra vez conjuntamente con Pedro Vargas, Libertad Lamarque volvió a grabar “Historia de un amor”.

LA CACHETADA A EVA DUARTE
Afirma en sus memorias que nunca habló mucho con Eva Duarte, y que si bien estuvo muy molesta por sus incumplimientos en los horarios, que la perjudicaban por los trabajos en radio y las presentaciones personales que sus retrasos le impedían hacer, jamás existió la cachetada que la obligara a emigrar a México.

¿POR QUÉ “LA NOVIA DE AMERICA”?
Una de las más llamativas características de Libertad Lamarque fue siempre la ductilidad para interpretar los más diversos géneros. Cuando comenzó a recorrer América en sus giras, siempre apasionada por la música popular y el folklore de cada país, incorporó a su repertorio canciones de todo el continente. Al mismo tiempo fue adquiriendo trajes nacionales que conforman una hermosa y valiosísima colección. Todo esto hace que lleve con toda justicia su sobrenombre “La novia de América”. En un long play dedicado a reunir sus temas más recordados, Libertad los interpreta con un acierto que le valió ovaciones en cada país de origen. Una publicación dedicada a Libertad Lamarque recordaba este hecho, mostrando fotografías de “La novia…” vestida con los trajes típicos de los distintos países de América.

Tino Diez