Hoy presento mi barco

Es un galeón fabricado en astillero propio(DE GUAITE) En Ing .White Puerto de Bahía Blanca.Pcia.B.Aires-Rep.Aergentina.
Una inspiración que me llevó a su fabricación fue el pasaporte guardado en la mesa de luz, que veo a diario.

Este fue tramitado en la época de adolescencia , junto con mi amigo de la infancia “Daniel Alvarez” los que soñabamos, primero embarcar y conocer mundo y costumbres (recuerden que no existían computadoras ni celulares)
Dada la mala reputación que teníamos los Argentinos, no fue posible embarcar en flotas de primera línea, esto debilitó nuestro sueño.
Hubo oportunidades en buques menores, pero estas no se ajustaban a nuestro proyecto,por lo que no podíamos cambiar un trabajo fijo por el mismo o menos dinero (las propuestas que hacían era comprar unas cajas de Whisky, vender en ARABIA ,y con las diferencias comprar electrónica para comercializar en el regreso(PIRATERIA PURA)
Después de un tiempo, comenzó la época de noviazgo serio.La pérdida de mi padre y eso me dejo anclado.
Hoy después de muchos años, nació este galeón,cuyo tiempo6 de construcción demandó dos años2014/15- con un promedio de armado de dos horas diarias (promedio).

Lo llamé , barco de lo que no pudo ser::
1) El sueño de embarque
2)Tras los nueve meses de gestación, la 3er. Hija que no pudo ser.(A Ella el nombre de AGUSTINA el nombre del barco.
Es aqui donde comencé imaginariamente a ensobrar y depositar en su bodega, cada caso,sueños, proyectos, ideas, viajes no realizados,errores al invertir y/o trabajos fallidos.
Hoy sigo acumulando y de seguir así tendré que construir otro buque ,para seguir llenando bodegas.

Las banderas y escudos,representan:
LA Argentina , nacionalidad de mi Madre y la mía.
La Italiana: la de mi padre,nona y nono
La Española, la abuela materna.
La Francesa; del abuelo (vasco francés)
Bien perdonen la perorata, pero ese es el significado de mi galeón y que hoy sentí ganas de que conociera.

Ernesto Micucci

Anuncios

Cielito

Bartolomé Hidalgo (1788-1822)

Pues yo siempre oí decir

que ante la ley era yo

Igual a todos los hombres.

 

Mesmamente, así pasó,

y en papeletas de molde

por todo se publicó;

pero hay dificultades

en cuanto a su ejecución.

 

Roba un gaucho unas espuelas,

o quitó algún mancarrón,

o del peso de unos medios

algún paisano alivió;

 

lo prienden, me lo enchalecan,

y en cuanto se descuidó

le limpiaron la caracha,

y de malo y saltiador

me lo tratan, y a un prisidio

lo mandan con clazador;

 

aquí la ley se cumplió, es cierto,

y de esto me alegro yo;

quien tal hizo que tal pague.

 

Vamos pues a un Señorón;

tiene una casualidad…

ya se ve.. se remedió…

Un descuido que a un cualqueira

le sucede, sí señor,

 

al principio mucha bulla,

embargo, causa, prisión,

van y vienen, van y vienen,

secretos, almiración,

¿qué declara? que es mentira,

Que él es un hombre de honor,

¿Y la mosca? No se sabe,

el Estao ya la perdió,

el preso sale a la calle

y se acaba la función.

 

Las manos del rompehuelgas

(Hacer click para escuchar la versión de este poema de Miguel Otero Silva)

Manos torpes y manchadas
las manos del rompehuelgas
manos que cuando trabajan
traicionan, manos arteras,
cuyo sudor no enaltece
sino que ultrajan lo que crean.
Son las manos mas infames
las manos del rompehuelgas.
Ni las del enterrador
sucias de muerte y tierra
porque el mismo enterrador
tiene las manos honestas,
no hay otras manos más viles
como las del rompehuelgas.

Ni las manos del verdugo
oscuras de sangre ajena
ni las manos que en las carceles
manchan negras cadenas.
No hay manos que agravien tanto
como las del rompehuelgas.


Manos que cuando se alquilan,
alquilan su honor con ellas
podrido fango en las uñas
y sangre verde en las venas,
surcadas de maldiciones
las manos del rompehuelgas.

Oí decir a un anciano,
obrero de voz abuela,
mientras mostraba las manos
arrugadas de faenas,
Prefiero las manos mancas
que manos de un rompehuelgas.

El poema es del escritor venezolano Miguel Otero Silva y pertenece a su libro Agua y Cauce, poemas revolucionarios, de 1937 erróneamente se atribuyó al chileno Pablo Neruda.

Muchas gracias, Nestor “Cacho” Alende.