“Corchito” – Migajas de olvido

 CORCHITO fue un personaje típico de los “paseos guaitenses”. Su contextura física superlativa y sus monólogos eran un componente más de los domingos en la explanada de la calle Torres. Las chicas y los muchachos pugnaban por hacerse notar mutuamente, mientras el ex cosaco del zar ruso, cargado de años, peroraba sus cuitas en busca de olvido o de perdón.
thump_8418524images
Volvían los fantasmas del pasado
en el gigante abatido por la vida,
con sus claras pupilas encendidas
y culpas de un ayer nunca olvidado.
Custodio de zar, fue cruel su mano
acatando el úkase imperial,
cumpliendo con saña criminal
los caprichos más nimios del tirano. 

El mar puso distancia, intentó olvido,
la distancia afloró los sentimientos;
el tiempo desgarró en remordimientos
por todos los horrores cometidos.

Tal vez en esa invocación al cielo
con sus dominicales letanías,
confiaba, en su inválida porfía,
abrevar en el remanso de un consuelo.

El cosaco imperial avejentado,
trataba de llenar viejos vacíos;
y en el bálsamo del loco desvarío,
migajas de olvido había encontrado.

Y así por siempre, muy triste su mirada,
triste mirada de sus ojos marchitos,
solía repetir: “Yo soy Corchito,
un hombre nulo que no vale nada”.

Tino Diez
Un  agradecimiento especial a mi amigo Marcelo Marino, que me indicó un error conceptual, que pude enmendar gracias a su observación.
Anuncios

2 pensamientos en ““Corchito” – Migajas de olvido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s