Mario Benedetti

Mario Benedetti (Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno Benedetti Farugia) nació en Paso de los Toros, departamento de Tacuarembó, República Oriental del Uruguay, el 14 de septiembre de 1920 y falleció en Montevideo el 17 de mayo de 2009.Mario-Benedetti

No recuerda si alguien le enseñó o si aprendió sólo a leer. Si, tiene conciencia que cuando ingresó en 1928 a la primaria en el Colegio Alemán de Montevideo, ya había leído varios libros. En 1933 pasa al Liceo Miranda por un año. En 1934 hace ingreso a la Escuela Raumsólica de Logosofía. Sus estudios secundarios los realizó de manera incompleta en 1935, en el Liceo Miranda, para continuar de manera libre, por problemas económicos y se ganó la vida como taquígrafo, cajero, vendedor, contable, funcionario público, periodista, traductor.
En su memoria tiene presente un libro formidable que se llamaba “Dos años de vacaciones” de Julio Verne, cuando unos chicos se embarcan en una excursión, que comienza a recorrer el océano, si más compañía que sus ansias de aventuras. Llegan a una isla, donde organizan un remedo de pequeña sociedad, con gobierno, ministerios y comunidades, Le impresionaba que se fueran de vacaciones en un barco.
Siente que el niño que lo lee, desecha un mundo de cosas, lugares y conocimientos, no incentiva su sensibilidad.
Solo que los educadores deben cuidar de encomendar las lecturas de acuerdo a la edad de las criaturas, sobre todo en el secundario cuando debe leerse con profundidad y analizar el sentido de la obra y su contexto.
Los políticos, en general, cuando trazan regímenes educativos, sostiene Benedetti, tienden a apartar a los jóvenes de la lectura, porque los libros abren la visión de quien los lee y obliga a pensar, situación inconveniente para la clase política.
Las clases analfabetas son más manejables y aprenden a leer, que sea lo menos posible, ironiza.
Con diez y ocho años llega a Buenos Aires. Una metrópoli formidable para un adolescente con monedas insuficientes en cada fin de semana. La sombra reparadora en la Plaza San Martín lo encontró recorriendo las historias en las ediciones económicas con los grandes maestros de la literatura y entre los fragrantes jacarandás decidió que sería escritor y poeta. Pero sería un poeta y un escritor de acá, sin geografías remotas, con lugares conocibles y palpables, con personajes nuestros, cotidianos.
Tuvo de Baldomero Fernández Moreno el lenguaje transparente, sin rebuscamientos, el tomar el entorno como tema y desarrollo.
Publica su primer libro de poemas “La víspera indeleble”, que nunca reedita por considerar el único acierto que tiene el libro es el título.
Pero llegan los trabajos que van cimentando su obra, sobre todo en Uruguay. Algunos cuentos seguidos de libros de poesía, hasta que en 1960 escribe “La tregua”, con el que alcanzó los mejores comentarios en el orden internacional. Esa obra se reeditó cerca de ciento cincuenta veces y fue traducida a diez y nueve idiomas, además, claro, de haber sido llevada al cine. La versión cinematográfica de La tregua, dirigida por Sergio Renán, fue nominada a la cuadragésimo séptima versión de los Premios Óscar en 1974, a la mejor película extranjera. Fue interpretada en teatro, radio y televisión. Al respecto, tiene una reflexión que hacer: “Hoy no escribiría una novela así, pero a pesar de todos le sigo teniendo cariño y cierta gratitud por lo que representó para mí. Nunca me expliqué el éxito descomunal de ese libro”
El 23 de marzo de 1946 contrae nupcias con Luz López Alegre, su gran amor y compañera de vida.
Cuando tuvo que exiliarse, debido a la dictadura enquistada en Uruguay, se trasladó a la Argentina y luego a Perú, Cuba y España. El desarraigo inicial fue terrible, pero en la península pronto las editoriales le fueron pidiendo obras y así publicó la citada, “La tregua”, “Gracias por el fuego” y muchas más (“El cumpleaños de Juan Ángel”, en 1971; “Primavera para una esquina rota”, en 1982; “El olvido está lleno de memoria”, en 1994; “Buzón de tiempo”, en 1999 y “Rincón de haikus”, en 1999)
Sus obras fueron reunidas en “Inventario I”, que abarca la obra desde 1950 y hasta 1985; “Inventario II” por el período 1986 hasta 1991.
El 31 de mayo de 1999 fue galardonado con el VIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, dotado de 6.000.000 pesetas.
La Fundación Cultural y Científica Iberoamericana José Martí le concedió el 29 de marzo de 2001 el I Premio Iberoamericano José Martí.
El 19 de noviembre 2002 fue nombrado Ciudadano ilustre por la Intendencia de Montevideo, en una ceremonia encabezada por el intendente Mariano Arana.
En 2004 se le concedió el Premio Etnosur. En 2004 se presentó por primera vez en Roma, Italia, un documental sobre la vida y la poesía de Mario Benedetti, titulado “Mario Benedetti y otras sorpresas”. El documental, que fue escrito y dirigido por Alessandra Mosca, y protagonizado por Benedetti, fue patrocinado por la Embajada de Uruguay en Italia. El documental participó en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, en el XIX Festival del Cinema Latinoamericano di Trieste y en el Festival Internacional de Cine de Santo Domingo.
El 7 de junio de 2005 se adjudicó el XIX Premio Internacional Menéndez Pelayo, consistente en 48.000 euros y la Medalla de Honor de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. El premio, otorgado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, es un reconocimiento a la labor de personalidades destacadas en el ámbito de la creación literaria o científica, tanto en idioma español como portugués.
La Fundación Lolita Rubial volvió a condecorar a Benedetti el 25 de noviembre de 2006, con el Premio Morosoli de Oro.
18 de diciembre de 2007, en la sede del Paraninfo de la Universidad de la República, en Montevideo, Benedetti recibió la orden “Francisco de Miranda, en su Primera Clase”, la más alta distinción que otorga el gobierno venezolano por el aporte a la ciencia, la educación y al progreso de los pueblos.
Los personajes de Benedetti, siempre están en busca de la felicidad, aunque difícilmente puedan alcanzarla.
Reside en Montevideo pero conserva en España otra residencia, en cuyos escritorios, casi no se ven las paredes por atestadas estanterías de libros. Bibliotecas con diccionario en varios idiomas, los clásicos de arte, novelas, ensayos y poesía. Un lugar especial ocupan los retratos de sus padres Brenno Benedetti y Matilde Farugia. En un estante especial todos los ejemplares de sus obras y sobre alguna mesa un retrato del escritor en su juventud
Y justamente la juventud es una franja importante de sus lectores, un gran porcentaje de los asistentes a sus charlas, algo así como el setenta por ciento, son jóvenes.
Por eso propone temas no tratados o novedosos, como “Rincón de haikus” que exige redactar cada haiku en diecisiete sílabas o “El cumpleaños de Juan Ángel”, una novela en verso, que prendió y gustó. Pero más peculiar fue que tenía redactada la novela en 50 ó 60 páginas, en prosa común y corriente, cuando se le ocurrió que podría ser más atrayente si la convertía en una idea poética. Fue escrita en seis meses en La Habana.
La novela trataba sobre los Tupamaros, que estando presos en Uruguay, escapaban por las cloacas. Este hecho, luego que había salido el libro, ocurrió realmente y los militares uruguayos lo acusaron a Benedetti de haber sido el ideólogo de esa fuga.
Es muy disciplinado para escribir. Confiesa que cuando concluye una obra, se queda como vacío de inspiración y necesita un descanso hasta que una nueva idea comienza a inquietarlo. “Lo que más me cuesta de una libro es el arranque, siempre (…) Una vez que me embalo con un libro ya me es más fácil continuar…”
Descree de las utopías, sino tienen algo de verosímil “no se puede construir sobre un imposible (…) en este nuevo milenio no hay muchas utopías posibles (…) tengo esperanzas con la poesía; es le género con más posibilidades de sobrevivir, por su libertad e independencia. El poeta está mucho más en su vida con su sensibilidad, con sus aspiraciones, con sus dolores y alegrías. En la poesía el poeta está más presente y está más presente su tiempo”.

FUENTES CONSULTADAS: Wikipedia -Nota “El poeta y su mundo” por Juan Carlos Diez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s