Los zapateros

Remendar. Bella y sugerente palabra; útil en estos tiempos de aprietos económicos, crisis asiática, protestas estudiantiles y todas esas cosas. Tiene una estricta relación con “remiendo”, es decir, pedazo de paño u otra tela que se cose a lo que está viejo o roto. Según esto podremos entender bien el concepto de remendar, es decir, reforzar con remiendo lo que está, justamente, viejo o roto.ZAPATERO DX9.6
¿Se acuerdan de los zapateros remendones? Esos insignes y nobles trabajadores que devolvían relucientes nuestros zapatos que estaban ya a punto de pasar a mejor vida? Claro, eran “remendones”, porque su oficio consistía en remendar, o sea, en arreglar, renovar, restaurar, etc. ¿Existirán aún los zapateros remendones?
Los que reparan zapatos, tienen máquina de coser, mesa de trabajo, leznas, martillos, estaquillas, suelas, cueros, tacos de todo tipo, también media suelas, herrajes, adornos de metal, hilos de coser, agujas variadas, hormas, tinte de varios colores, latas de betún en tonos distintos, estantes, soportes para colocar los zapatos, mientras se secan los tintes, hormas, etc..

Almudena Hernández, pinta un retrato de un zapatero remendón: “…Ha sido zapatero, remendón, pero artista del calzado. Mago en el arte de cortar tacones, coser parches y sacar brillo al cuero. Siempre se le podía ver al otro lado del cristal, sentado en su caballo con las cuchillas, los clavos, laalegría y, en los labios, las infinitas canciones -que todavía tararea-. Ya retirado de su profesión, que no de sus recuerdos, en la mañana de este domingo de otoño lee un libro de esos que enseñan a los niños a cuidar el campo. Ve las huellas de los animales, las formas de las hojas de los árboles… y el abuelo tararea otro soniquete…”

Haciendo una relación entre presente y pasado, Lorenzo Reyes, artesano remendón, expresa: “Los zapateros de antes eran auténticos santos: dedicaban horas y horas a su trabajo sin ayuda de maquinaria. Hoy en día ya contamos con máquinas que nos hacen el trabajo más cómodo, aunque eso no significa que sea más fácil. También te vas amoldando a los tiempos, y realizas trabajos que antes correspondían al guarnicionero o de la marroquinería, que son profesiones que van desaparecieron”.

El calzado, se desgasta fácilmente cuando se le da un trato descuidado. El caso es que los zapateros remendones cubren sus necesidades vitales con su dedicación a arreglar todo lo que estaba hecho de cuero: botas, zapatos, cinturones y los arreos de los animales. Ser remendón era y es todo un oficio artesano. La Universidad ya no es una zapatería o factoría, se contenta con ser un taller de reparaciones.

Es que en nuestro pueblo todavía quedan algunos zapateros antiguos de profesión y oficio. Personajes que con el correr del tiempo y el avance de la modernidad han ido desapareciendo. Así, son estos zapateros remendones de calzado viejo o gastado que reparan zapatos o los venden, cuando ya los clientes los dejan olvidados por años. Provistos de su pata de fierro, lezna, pita, cera y su cuchillo, estos trabajadores aún mantienen el arte de reparar el calzado, que a veces los clientes dan por perdido. Nadie podría decir que no ha consultado más de alguna vez los servicios de un zapatero, que ha corregido algún insalvable problema de nuestros curapies “regalones” dejándolos como nuevos.
NOTA: Detalle de ZAPATEROS WHITENSES

Canale – Elías – Reppeti – Stefanu (La Comercialina) – Verdini

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s