Los Peluqueros

La profesión de peluqueros es tan antigua como el mundo. Ya en el antiguo Egipto, se tiene noticias de cuidados especiales con el cabello.
15003471_10208058738448606_2615092980516159419_oSe rasuraban la cabeza los componentes de la plebe. Los integrantes del gobierno o de los cultos religiosos, se dedicaban a cuidar la cosmética capilar, con peinados elaborados y colores distintos. También las pelucas hicieron furor, siendo de pelo lacio, a veces con flequillos y colgaban hasta los hombros. Usaban la henna para obtener colores rojos y caobas.En Grecia, según las referencias de las estatuas, se usaban mechones sobre la frente o cabelleras largas enruladas. Fue donde aparecieron las primeras escuelas de peluquería.
También en Roma, se adoptó el concepto a la belleza, por ver como lucían sus cabellos, quisieron imitar a las mujeres de las Galias y trataban en cabello con sebo de cabra y ceniza de haya. Predominaba el cabello, rodeando la cabeza, la melena con ondulaciones, recogida o trenzada.
En la Edad Media las mujeres se limitaban a usar sus cabellos con una sencilla raya al medio, y con trenzas -muchas veces postizas- que rodeaban sus cabezas.

A diferencia de la Edad Media, en el Renacimiento las cabelleras femeninas comienzan a ser el centro de la creatividad de los peluqueros que “juegan” con ella con peinados mucho más sofisticados y numerosos accesorios: redecillas, coronas, trenzas postizas, joyas entrelazadas. Para conseguir ese tono se realizaban mezclas de sulfuro negro, miel y alumbre. Luego, los cabellos eran expuestos al sol para que actuara la mezcla sobre los mismos.

De no haber ningún peluquero, ya para 1767 había más de 1200 en París.Pero la moda era muy incomoda y trajo enfermedades a las mujeres, además de calvicie y un pelo con olor rancio debido a que usaban unas mezclas de grasa de animales para mantenerlos altos y rígidos.
Durante gran parte del s 19 la moda de cortarse el pelo fue mal vista y todas lo mantenían largo hasta limites insospechados .En la América Victoriana, las 7 hermanas Suterland se lo dejaron largo hasta el suelo para promocionar una loción que había inventado su padre para hacer crecer el pelo (un preparado con alcohol, bórax y quinina)
Pero la verdadera industria de la peluquería nació en el s 20. En 1907 Eugene Shueller (fundador de Loreal) creó una tintura con ingredientes químicos (paraphenylenediamine.) Luego de la I Guerra Mundial, las mujeres comenzaron a cortarse el pelo. Cocó Channel se hizo famosa por eso. Las rubias para el cine, hasta ese momento se “importaban” de Suecia, pero con un poco de amonio y peróxido, se empezaron a conseguir en Hollywood mujeres como Jean Harlow o Mae West (que hicieron historia por su platinado) ,
En 1930 se lanzó el primer shampoo de venta al público (hasta ese momento, sólo jabón y vinagre para mantenerlo brillante) La palabra proviene del vocablo hindú Champo (que significa masaje) Jhon Breck en Norteamérica fue el primero en presentarlo al público y a las estrellas de Hollywood.
La permanente también nació por esa época. El proceso proviene de la industria textil, donde usaban un líquido para mantener dura la lana, que luego fue exportado a la peluquería.
A partir de los años 40′ y 50, se crearon los más grandes avances (spray, planchado, postizos… etc.)
Los peluqueros más famosos Rodolfo Valentín, Jean Luis David, Dessange, Provost.. Todos ellos durante los 60 y 70 iniciaron el movimiento más fuerte en peluquería con brushing, alaciado con la torre (toca), batidos, etc
Según las épocas, los peinados se hacen más o menos sofisticados. Para la última temporada europea, Vidal Sassoon presentó su Elliptical Collection (Colección Elíptica) que, como su nombre lo indica, nos muestra peinados simples, fáciles de mantener gracias a la importancia que obtiene, en estos casos, el corte. La mayoría de los peluqueros del mundo coinciden en que, en la actualidad, tanto el hombre como la mujer deben lucir cabelleras que no les exija un cuidado diario demasiado estricto, porque sus actividades ya no le permiten el acicalamiento de ataño. En realidad, no hay tiempo para nada, por lo tanto, los peinados deben ser simples y muy prácticos.
Nuestro pueblo, Ingeniero White, siempre tuvo peluqueros eficientes y confiables. Los otros abandonaban ya que perdían sus clientes a poco de iniciada su carrera.
Pero una de las particularidades de los barbetas locales, es que su comercio es un punto de reunión, así como lo es el bar de la esquina. El comentario de cualquier tema, la noticia del día, el partido de ayer, se desarrollan con la suficiencia de los que saben y todo se puede arreglar en una charla de peluquería. Estoy hablando, lógicamente, de peluquerías para hombres. Seguramente las tenidas en las femeninas tengan tratamiento otros temas y Dios nos salve.
Hasta que superé la etapa de escolaridad, me atendía en la peluquería Villalba, en la calle Avenente al 3600, un flaco alto y pintón, que sonreía de costado y creo que no había aprobado alguna materia del curso, aunque era una tijera espectacular. No hablaba casi nada. El saludo de entrada y el de despedida y nada más.
Después luego de alguna incursión en peluqueros bahienses, me atendía Bettino Vitale que era el día y la noche con Villalba, charlaba hasta por los codos, con el cliente, con su socio y hasta con la radio cuando algo no le convencía. Tengo un grato recuerdo de estos dos peluqueros., que atendían por la tarde en su local de la calle Belgrano a pocos metros de Guillermo Torres.
Enfrente era otra cosa, estaban los Boccanera, con Beto canturreando algún tango, mientras manejaba la tijera o la navaja. Según me cuenta Marcelo Boccanera, cantautor, hijo de Beto, a parte del infaltable retrato de Gardel presente en casi todos los locales, había un cuadro de Don Nicola luciendo la camiseta verde y amarilla de Comercial.
En Siches, al lado de la farmacia Morán, el colorado Facchini, tenía la famosa foto de la revista El Gráfico, donde el Pibe de Oro, Ernesto Lazzatti, cabalgaba una oveja. En el original, vestía la camiseta de Boca Juniors, pero esa copia tenía, tal vez por inspiración del cuadro de Don Nicola, en el salón de los Boccanera, repintada la camiseta de Comercial. Ese cuadro se conserva en la secretaría del club

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s