Fabiana Ungaro

FABIANA

FABIANA

Siempre se destacó en el grupo de amigas. Ella opina que es por revoltosa, yo puedo dar fe que además de conversadora,que sí lo es, es por su figura, su belleza personal y su eterna sonrisa.
Justamente, recuerdo que mostrando las fotos del cumpleaños de mi hija Andrea, la pregunta más repetida era admirativa: “¿quién esa chica?” y detrás de la pregunta, un índice masculino señalaba en el grupo a Fabiana. Y justamente en ese año, 1982, fue elegida Reina del Club Puerto Comercial.
Hoy se muestra en la pantalla televisiva, con el mismo encanto, acentuado por una solvencia profesional envidiable.
Su padre, Víctor Úngaro, periodista deportivo y su mamá, Elsa Rodríguez, ama de casa. Es la mayor de las dos hijas mujeres, fruto de ese matrimonio.
Su familia se conforma con Francisco, abogado nacido en Tornquist, su esposo y sus hijos Santiago y Nicolás de cuatro y dos años de edad, respectivamente.
Su inicio en el aprendizaje, lo realizó en el Jardín de Infantes Nº 905 (”Constancio C.Vigil”), cuando ocupaba las instalaciones de la Copel, en la calle Guillermo Torres al 3600. La escuela “Presidente Sarmiento” la recibió durante el curso primario y en el ciclo secundario concurrió a la Escuela “Manuel Belgrano” Luego llegó al profesorado de Psicología, que cumplió durante algunos años, en distintos establecimientos, entre ellos, la Escuela “General Mosconi” y la Escuela Técnica Nº1 “ARA General Belgrano” de Ingeniero White, hasta que se dedicó a la radiofonía, que le era afín por la influencia familiar, primero y luego a la televisión.
Recuerda los micros que realizaba antes del programa de otro whitense, Lorenzo Natali, a Danilo Cenci, le gestionó una pasantía en “Telba Canal 7″. Antes había conducido un programa musical en una FM de Villa Mitre. Condujo un ciclo en “TV Cable”, llamado “Glamour” que fuera nominado para los premios “Martín Fierro”.

De nuevo en LU2 con Alejandro de Robbio e inició junto a Lorenzo Natali, las emisiones de “Toda la gente”, que termina de cumplir una década de permanencia en canales abiertos de Bahía Blanca.
Se preocupó por estudiar, tomando cursos de perfeccionamiento, a falta de medios oficiales, en cualquier instancia en que estos se desarrollaran. Esos recursos adquiridos, más otros de impostación de la voz y expresión corporal, le dieron la soltura para enfrentar a las cámaras de televisión en oportunidad de ser incorporada a la conducción del informativo de “Canal 9″, filial del grupo Telefé, reemplazando al whitense Salvador Fernández, donde participa en la conducción junto a Néstor de la Iglesia, de la que tuvo mucho que ver, dice, José Román Cachero, quien le transmitió las enseñanzas de esta delicada labor.

Ante la desvinculación de José Román Cachero, ocupó la jefatura durante cinco años, convirtiéndose en la única mujer a cargo de una gerencia de noticias de todo el país. El nacimiento de sus hijos, la obligó a desistir de dicho cargo, para dedicarse solo a la conducción, priorizando la atención de su familia.
Recuerda que su padre no estaba muy convencido que Fabiana fuera periodista, aunque su vocación seguramente nació, justamente, por su papá quién, durante más de 20 años, se desempeñó como periodista radial y televisivo en el ámbito deportivo. Pero ahora ha cambiado de parecer y son junto con su madre, de la que siempre recibió un apoyo incondicional, sus mayores y mejores críticos de la labor periodístico-televisivo.
Desde temprano concurre al canal, donde se decide el plan de trabajo diario. Realiza las notas pautadas o que la urgencia aconseje, se prepara para el informativo. Permanece en el canal analizando las notas remanentes y las necesidades previstas para la próxima salida al aire.Además de sus notas para canal 9, realiza otras para las emisoras del grupo Telefé de todo el país.

La tarde le pertenece exclusivamente a sus hijos y a las cosas de su casa.
Puntualiza el apoyo de su marido y de dos abuelas que se desviven para suplirla en las horas que le absorbe la tarea periodística.
Está convencida de que es cuidada para no asumir ciertas notas, aunque cree que una mujer está mejor dispuesta, para cualquier entrevista. Se nos ocurre recordar, entre la excelente cobertura que realiza cotidianamente, su participación en el hecho policial que provocó el asesinato de las denominadas “mochileras”. Prefiere entrevistar ante que a personajes famosos, a los olvidados de siempre, sea en un barrio carenciado o en las puertas de los templos. Aunque trata de no copiar destaca a sus colegas Deborah Pérez Volpin o Mónica Gutiérrez
Conserva un grupo de amigos en Ingeniero White, de la escuela, del barrio, de los bailes y de la pileta de Comercial. A riesgo de olvidarse de algún nombre, menciona a Lorena Mishevich, Andrea Diez, Bettina García, Isabel y algunos amigos varones
Se siente atraída por el deporte en general, debido a la profesión de periodista deportivo de su padre, Víctor, las charlas se daban en un entorno deportivo. Boca Juniors, figura entre sus simpatías futbolísticas, a través de Guillermo Vilas, la atrapó el tenis y viviendo en la Capital de Básquet, no podía estar ajena a este deporte.
Recuerda también que en sus estudios siempre fue buena alumna, pero era muy inquieta y conversadora, White contiene recuerdos imborrables, que memora de vez en cuando, como las reuniones de Calipso, y los domingos en la pileta de natación, ambos en el Club Puerto Comercial.
Le encanta escuchar música, leer y el cine, su libro preferido “Cien años de Soledad” y su film “El postino” (El cartero). Jack Nicholson, es su actor preferido.
Valora la honestidad, la sinceridad y la envidia le sugiere una mente mezquina
Le interesa recorrer el país, en particular el sur y fundamentalmente San Martín de los Andes. Cuando se le pide que nombre de un argentino valioso, no duda en citar al Doctor René Favaloro.
Confiesa, tal vez debido a su imagen armoniosa, en tiempo lejano, creía que podía ser actriz. Dejó esa ilusión, que considera la única frustración, y se dedicó a la psicología, pero cuando se vio entre micrófonos y rotativas, las actividades periodísticas le revelaron que era su verdadera vocación, que desarrolla con todo su entusiasmo y responsabilidad.
Su labor periodística, fue reconocida con una beca que el Rotary Club Internacional otorga a jóvenes profesionales, con edad entre 25 y 40 años. Merced a esta beca viajó a México, en abril de 2007, donde, durante dos meses, asistió a reuniones de estudio y trabajo. Fue entrevistada y trabajó junto a colegas de Televisa y Televisión Azteca, recorriendo nueve ciudades y ha enviado artículos para algunas publicaciones mexicanas
Un anhelo: cuando sus hijos se lo permitan, poder volver a la radio, con su magia, su encanto y la espontaneidad que permite y estimula.

Fuente: La propia Fabiana Úngaro. Reportaje en “El Whitense” por Luis Pedro Ponte y “Signos y Marcas” realizado por Melisa Pensado.De esta última publicación, de los Supermercados Burgos, es también la fotografía de la nota.

A todos muchas gracias!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s