Elder Silvio Emiliani

“Desde Gianetto Bellavigna, con su elenco de lujo, Sara García, la de Baley, Mardirós, Ottaviani, Radelgi, tío y sobrina, Iglesias, Tota Reschini, el padre dirigiendo, la pequeña entonces que brillaba con perfiles propios: Chicha Ferretti.”
“Yo debuté en la verde a los tres años, bailando [en 1935]. Siempre con la dirección y supervisión de mi madre, Clara Arcidiácono de Emiliani.Mi abuela era Natali. Los Natali era algo así como los creadores de la Siempre Verde” – dice Elder.(1)
“En La Verde, realizaba imitaciones del gran y único Fred Astaire, de Gene Nelly, de Bob Fose y de Al Jolson. Veía 20 veces las películas para copiar los pasos.
“En 1957 nace en el Colegio Nº 15 el luego famoso “Seminario de Teatro Vocacional Whitense, con éxitos aún no superados (1.200 personas por función) y con obras de mi autoría.” (2).
Estrenó treinta dos obras de teatro (entre ellas “La vida de San Silverio”, Jesús de Galilea” “Llorarás a tu madre”, “ “La flor del arrabal” [que fue estrenada dos veces en Ingeniero White y en el Teatro Municipal de Bahía Blanca],”Las fieras mansas”en nuestro pueblo y en el teatro Rossini de Bahía Blanca]`) llevando el nombre de White a toda la zona., Coronel Suárez, Río Colorado y hasta La Pampa
“Hacer teatro es sinónimo de cultura. White necesitaba teatro, cultura.
Conmigo trabajaron José Egidio Conte, daba el papel del malo, Todos somos amateurs, aun que tengo registradas
las obras. Incluían bailes, que llamaban la atención del público, el público se quería reir, a las siete de la tarde la gente esperaba en el salón”
“El vestuario era de las chicas, conseguíamos pelucas, pero también mi tía confeccionaba trajes, mi tía Leonor Natali de Capelli.”

Éramos gente de White, lo hacíamos por amor a White, trabajé también con Nilda Mazzello, una gran actriz. Yo siempre quería hacer cosas  nuevas, y eso te cuesta, pero la gente nos apoyó mucho. Pero antes era más familiar, algo cambió en White, que se fue despoblando, la gente se fue yendo.”
“También Antonio Mazzello, un actor maravilloso que a los doce años se podía perfectamente caracterizar a una anciano. En su recuerdo y econocimiento en el año 2001 se descubrió una placa en su honor en las instalaciones del Teatro de White.
La música era de Mariano Mores, la petisa Biassola, Rosa Cantoni, los Allegretta, un montón de gente maravillosa, si me olvido de alguno, perdón.
Pero era gente maravillosa que no faltaba a un ensayo. Ahora no se encuentra eso. Mi primer obra de teatro duraba 25 minutos, casi siempre la acción transcurría en White. Sacás personajes en todas las esquinas, eso lleva a la gente a ver las obras mías”

“Recuerdo una vez necesitaba un caballo para una obra. Trajeron un petiso, el caballo no dio vuelta en toda la obra. Tenías ganas de matarlo, siempre dando la cola al público. En otra ocasión Nilda Mazzello cocinó en escena, cocinaron y comieron ahí, los tallarines con tuco ¡Había un olor en el escenario!”
“El malo era José Conte, una vez quedó desmayado de un golpe, pensamos que estaba bien y lo dejamos ahí”
“Todo eso no se puede olvidar – nos dice Elder- porque nuestro querido pueblo demostró su altura artística. Premiado infinidad de veces, guardo ese tesoro en lo más profundo del corazón y son mi orgullo y ni el tiempo ni el olvido podrán borrarlo.”
Además están las innumerables obras que estrenó en la Sociedad Italiana, hoy Teatro de White, donde fue continuamente renovando el elenco, descubriendo e incorporando nuevos actores y actrices, por otra parte, natural, en un proceso artístico que pretende, perdurar en el tiempo, el recambio generacional, es imprescindible.
Todas las obras que presentó Emiliani, tiene la inclusión de un baile, un cantor, un músico solista. Así, han desfilado bailando el mismo Elder con Nilda Mazzello, o Aníbal Vitali en solos de bandoneón o acompañando a Roberto Floris y otros.
Siempre tuvo la particularidad de dar la sorpresa, en medio de la risa o el drama que había desarrollado en sus obras, con algo inusual, como el comentado tema del caballo o con toda la fantasía de los mejores espectáculos ya que es un tremendo profesional del baile estilizado.
Las obras de Emiliani recorrieron el sur argentino, poniendo el acento en su procedencia whitenses
“Porque nadie puede olvidar, pese a las contingencias que se presenten a Gianetto o al Seminario, porque está en al historia grande del pueblo y contra ellos ni los mediocres pueden”(2)
La parejas de bailes que acompañaron a Elder Silvio Emiliani, bajo su dirección y coreografía fueron Nilda Mazzello, Gloria White, Rosa Cantoni, Cristina Faleroni, Alejandra García y Andrea Trech,
El “Seminario de Teatro Vocacional Cítense”, contó con los siguientes actores y actrices: Hilda Maceio, Antonio Ángel Maceio, Pipi Mauro, Caqui y Cacha Flores, Maria Cristina Biazota, Mirta García, Antonio Alegreta, Noemí García, José Elidió Conte (actor y representante) Orlando Conte (escenógrafo), Jorge Birlis (decorador), Juan Carlos Rivera, Adela C. de Rivera (decoradora), Rubén “Cacho” Santamaría, Adalberto Bares, Fabián Pellegrini, Rosa Cantoni, Miguel Salvemini, Soledad Ojeda, Piri Micucci, las hermanas André, Guillermo Herrera, Chiche Pilatos, Danila Ojeda, Juan Carlos Marchettini, Florindo Genovali (Roberto Floris), Adriana Martínez, Ethel y Livia Angelozzi, Tulio Angelozzi, Graciela Lezcano, Silvia Paúl, Brenda Ferreira, Cristina Leiva, Juan Vitali, Fernanda Frank, Silvia Gutiérrez (bailarina y coreógrafa), Rodrigo del Moro, Andrea Trech (actriz y profesora de danzas), Luis Córdoba y Alejandra García (bailarina) y muchísimos otros más.
Recuerda Pedro Caballero: “En el Seminario Teatro Vocacional Whitense, un conjunto teatral, estaba el famoso Elder Emiliani, Antonio Mazzello, Conte, un conjunto bárbaro, Hector Flores, Antonio Alegretta, dimos como cuarenta, cincuenta funciones en cinco o seis años, de teatro, y eran todos aficionados, y Elder Emiliani era autor de muchas obras, se ensayaba allá en la Italiana, en la Siempre Verde, y después se daba la función. Debutaron en diciembre del 58, y después e el 59, 60, 61, 62, 63, se hacían unos afiches así grandotes, Preludio, Amor Pampeano,
La flor del Arrabal, que estuvo en el Rossini también, en junio del 60 se dio una función a beneficio de los damnificados chilenos, el 4 de junio del 60, y el 28 de diciembre del 59 estuvimos en el Municipal, allá con La Flor del Arrabal, así que el conjunto ese estuvo siete ocho años, después desapareció.

Solamente una vez actué, no tenía condiciones, yo era boletero, limpiábamos el salón, un integrante más. Yo trabajé en un sketch en el teatro, Mario Luz hacía yo, pero todos me empezaron a cargar, me empezaron a gritar ¡¡¡¡María Luuuuuz!!!!
Maria Luz salía en una revista, era una piba sabelotoda, sabía de todo, era chiquita así, pero sabía de todo y a los mayores les hacía pasar vergüenza, en una revista salía, te la voy a traer, tipo parecida a Mafalda, la piba esa, andaba con una pollerita así, se le veía el ombligo. Me tuve que aguantar, en el galpón me cargaban y yo les echaba una sarta de maldiciones…
Actualmente el director vive, Elder Emiliani, algún día White tiene que
hacerle un homenaje.

El show debe continuar… y dónde sino en Guaite, en los escenarios whitenses.
Dónde sino en cada esquina, en cada diálogo de vecinos, en cada negocio, en cada encuentro.

FUENTES:
(1) Libro del Centenario de la Sociedad Recreativa, Coral y Musical “La Siempre Verde” (2007)
(2) Nota del señor Elder Silvio Emiliani. (23/09/2005)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s