Hermanos en desgracia

En la colimba se cultivan amistades para toda la vida, pero se da el caso de grupos que se habían formado antes, tal el caso del Flaco Plaza y el Ruso Carlos. Se los hallaba siempre juntos, coincidían en la misma cama cucheta, en el comedor EL SERVICIO JUNTOSo a la hora del descanso. Existía una afinidad total entre ellos que ante hechos similares procedían de igual forma.

En una oportunidad un suboficial de semana, buscaba a Plaza, que conocía de electricidad, para que le revisara un artefacto que se le había descompuesto. No lo vio en la galería, pero si, localizó Carlos, y preguntó con ese vozarrón que tanto nos molestaba:
“¿Dónde está Plaza?” – al tiempo que lo veía al lado de su inseparable compañero, lo que le hizo exclamar – “Siempre juntos, como hermanos en desgracia”

“Somos hermanos en desgracia, mi sargento…- comenzó a decir Carlos y en un dúo perfecto, los dos completaron – … NOS TOCÓ EL SERVICIO MILITAR JUNTOS!!

El baile que les dio el sargento, fue uno de los más salvajes que presenciamos, porque a la brutalidad acostumbrada, se desarrolló por pasillos y escaleras, con manifiesto peligro para sus integridades físicas.

T.D.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s